Corriente alterna, corriente discreta

ACDC Tour 2008

Black Ice se llama el nuevo trabajo de AC/DC, después de ocho años de silencio. Un disco del que nada se espera, pero que resulta particularmente fiel a lo mejor que alguna vez tuvo esta banda australiana, que no es poco.

Por Andrés Valdivia.

El rock and roll es una moral de espectro ancho. Permite la coexistencia de sonidos sofisticados y con una impronta de búsqueda y de huracanes montados directamente sobre la estética camionera de la carretera yanki. Esa cervecera, algo misógina y callejera estética del rock. Bien lo saben los Stones, quienes han viajado por ambos extremos del espectro durante el siglo de vida que traen sobre sus hombros. Pero hay otros héroes que habitan el rock sucio, directo, rápido y memorable que merecen tanto o más homenaje que las vacas sagradas. Uno de ellos, sin duda alguna, es AC/DC. Y qué mejor oportunidad que un nuevo disco -que además no está nada de mal- para echarle un vistazo a la que es probablemente la mejor banda rock nunca salida desde las tierras del canguro.

AC/DC es una historia fraguada en dos etapas, una claramente mejor que la otra, pero no por eso menos interesante. Desde 1975 hasta 1979 la banda contaba con el notable Bob Scott (uno de esos machos de chaqueta de bluejeans sin mangas, pero con una voz impactante) y los hermanos Young (Angus en la guitarra y Malcom en el bajo). Junto a otros, estos australianos hicieron uno de los mejores discos de la historia del rock and roll: Highway To Hell (1979), una placa impresionante que llega a la perfección de ese rock apretado, de sección rítmica simple y a la vez quirúrgica en su precisión, coros melódicos y sonido malandra que el grupo venía ya demostrando hacía años. Sobre la estridencia de Scott y Angus Young (impenitente guitarrista del que han salido algunos de los solos más memorables del vasto universo del guitar rock y que toca siempre vestido con el uniforme de su colegio), AC/DC construyó una legión de fans que quedó estupefacta cuando en una noche de juerga en Londres Bon Scott era encontrado congelado, producto de una borrachera en una noche de invierno dentro de un auto. La música de la banda había alcanzado tal perfección en su género que pensar en un nuevo vocalista parecía algo extraño, pero los tipos se atrevieron y editaron el año 80 el que es el mejor disco de la segunda etapa del grupo y el que marca el comienzo de una larga historia de repeticiones: Back in Black.

La extraña voz de Brian Johnson, el ungido reemplazante, nunca pretendió ser una réplica de la de Scott y a pesar de que la banda alcanzó una enorme popularidad durante la década de los ochenta, algo de la magia setentera se esfumó con su llegada y lo mejor de sus compañeros quedó en el pasado. Pero el ejército de militantes fans continuó creciendo, lo que permitió a la banda recorrer el mundo varias veces y editar discos que vendieron cifras estratosféricas. Pero, con una buena cantidad de primaveras sobre cada uno de los integrantes, la banda se detuvo y reposó durante largos ocho años. Casi una década demoraron en escribir nuevo material y en convencerse de que Brendan O´Brian (productor de gran parte de las megabandas salidas de la era grunge y de un par de súper éxitos de Aerosmith) era el indicado para producir un nuevo disco. El concepto era simple: nada de reinvenciones, pastelero a sus pasteles. Con ese mandato se grabó Black Ice, un disco cuyo primer single Rock and Roll Train ya circula en algunas radios. Lo primero que sorprende de este nuevo trabajo es lo ajustado a la línea original de la banda del sonido y la estructura de las canciones. Los riffs marca registrada de AC/DC están por todas partes y hay algo austero en su alcance y ambición, lo que se agradece mucho. Sigue siendo impresionante después de todo que un grupo de vejetes cerveceros se la puedan con un disco tan potente y bien hecho, lo que es más que una buena noticia para los seguidores de cualquiera de sus encarnaciones.

Anuncios

~ por nightvoltage en octubre 9, 2008.

7 comentarios to “Corriente alterna, corriente discreta”

  1. malcolm young nunca toco el bajo en AC/DC,es el guitarra ritmico y cerebro compositor del grupo.El bajista es Cliff Willians.

  2. k timadores de mierdaaa
    el k a escrito eto no tene ni idea

  3. acdc-edu.blogspot.com “Amor al 1er riff”

  4. ACDC es lo maximo son lo mejor del ROCK

  5. Che fijate lo q escribis revisa mejor la informacion antes de hablar d AC/DC primero q es Bon Scott el 1er cantante no bob… y 2do q Malcom nunca fue bajista el bajista fue Mark Evans hasta el ’77 y desde ahi hasta la actualidad Cliff Williams … bueno nada mas saludos desde argentina ya tengo mi entrada para verlos en diciembre!!!

  6. me encantan son los mejores viva acdc os amooo
    al gente k tambn le guste acdc k m agregen al msn heavy.metal16@hotmail.es
    gracias

  7. Vale, este post tiene muchos errores, no lo escribio ningun editor del blog, disculpen por lo aqui encontrado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: